Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Ante las altas posibilidades de contagio por el COVID-19 dentro de una cárcel sobrepoblada, la Arquidiócesis de Trujillo donó un túnel de desinfección, mochilas de fumigación y medicina al penal El Milagro, para prevenir enfermedades transmisibles y salvaguardar la salud de los reclusos y trabajadores penitenciarios.

El moderno corredor antiviral, de 1.80 metros de ancho y 2 metros de alto, fue entregado a través de la encargada de la Vicaría de la Pastoral de Acción Social de la Iglesia Trujillana, la hermana Rocio Zapata Chigne, quien explicó que el material sanitario es el resultado de un “trabajo conjunto entre la Congregación Hermanas del Buen Socorro y las instituciones públicas”. El túnel de desinfección se encuentra al ingreso del reclusorio de varones y estará a disposición de 150 trabajadores, entre personal administrativo, agentes del INPE y policía nacional destacada al penal.

Además, cada uno de los 14 pabellones cuenta con una nueva mochila de fumigación para la limpieza diaria del patio, pasillos y celdas de los internos. Por último, se entregó medicinas para cualquier atención inmediata que se requiera.

Esta iniciativa de la Arquidiócesis de Trujillo forma parte del acompañamiento espiritual y físico que los internos e internas del penal El Milagro reciben de las agentes de la Pastoral Carcelaria e integrantes de la Congregación Hermanas del Buen Socorro, quienes brindan asesoramiento espiritual, catequesis, eucaristía, entre otros.

Compartir: