Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Las diferentes jurisdicciones eclesiásticas en el Perú ha puesto en marcha varias iniciativas para seguir ofreciendo servicio, acompañamiento, ayuda y oración a todas las poblaciones afectadas por la pandemia del coronavirus y el estado de emergencia decretado por el Gobierno peruano para evitar su propagación.

Recientemente, el Arzobispado de Lima anunció la apertura de una Central Telefónica para la escucha y el acompañamiento espiritual, con el fin de afrontar el desafío de “seguir escuchando y acompañando espiritualmente al pueblo de Dios en medio de medio de esta situación de incertidumbre que viven miles de familias por la pandemia del coronavirus“. Desde este viernes 17 de abril, las personas podrán llamar anónimamente y ser atendidas por uno de los 40 voluntarios, entre sacerdotes, religiosas y laicos, quienes brindarán un soporte espiritual.

Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima y responsable general de la Pastoral de escucha durante el tiempo de pandemia, dio a conocer los detalles que tendrá la primera Central Telefónica de acompañamiento espiritual en la Iglesia de Lima:

“Atención espiritual mediante llamadas atendidas desde la central telefónica del Arzobispado de Lima y transferidas automáticamente y con confidencialidad a teléfonos celulares de sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos. Este sistema operaría desde una red de asesores y asesoras espirituales convocados por el Arzobispado, al cual podrían articularse otras iniciativas que ya se están en curso. Los asesores y asesoras serán convocados y tendrán protocolos y guías de acción pastoral que les den unidad y orientación común”, explicó en la carta que dirigió a la Iglesia de Lima.

La novedosa campaña que tiene como principal lema: “Lima ¡Levántate! Estamos contigo”, busca atender las necesidades espirituales de los fieles de la Arquidiócesis de Lima.

Entrevista a Monseñor Guillermo Elías, Obispo Auxiliar de Lima, sobre las principales líneas de acción y cómo funcionará esta “pastoral de escucha”.

Compartir: