Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Este 28 de julio, Monseñor Carlos Castillo, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, presidió en la Basílica Catedral de Lima la Eucaristía y el Te Deum con motivo del 199º aniversario patrio. En la Santa Misa participaron, de manera virtual, el presidente de la República, Martín Vizcarra, y altas autoridades del Poder Legislativo y Judicial.

PUEDES LEER: Mensaje del Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana con motivo de las Fiestas Patrias 2020

Durante la homilía, el Arzobispo de Lima resaltó que, pese a la crisis que afronta nuestro país debido a la pandemia del COVID-19, surge una esperanza a través de profesionales de la salud, miembros de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas, así como también empresarios, campesinos, autoridades que cada día buscan reforzar acciones para mitigar el avance de este mortal virus, entre otros.

Luego de realizar un minuto de silencio por aquellos que han sufrido y sufren las consecuencias de la pandemia, Mons. Castillo, a partir del texto Evangélico de la Visitación, invitó a contemplar “la luz de Dios en las dos mujeres que se encuentran y se alegran”, y de este modo “a través de sus pequeños proyectos, se realiza y revela el gran proyecto del Reino de Dios en la historia de su pueblo”, abriéndose un “nuevo horizonte para toda la humanidad”, expresó el prelado.

A la luz de la Palabra de Dios, el Arzobispo de Lima invitó a salir al encuentro de las luces que aparecen en la actualidad: como la capacidad solidaria del pueblo peruano ante esta tragedia, los esfuerzos de grupos ciudadanos de las más diferentes profesiones y oficios, el deseo de sentirse un solo pueblo, en medio de la adversidad, aprendiendo a apreciar y a no despreciar. El arzobispo destacó especialmente que “la violencia contra la mujer exige, sin duda, nuestra atención prioritaria y urgente”, al mismo tiempo afirmó que “ya es tiempo también de superar la antigua exclusión de la Amazonía, con el respeto agradecido a su naturaleza y a sus comunidades originarias”.

Monseñor Castillo recordó también “algunos creyentes insignes” que “propusieron ya un proyecto de Nación republicana realmente inclusivo”, en los inicios de la república, como por ejemplo el Arzobispo de Lima, Francisco Xavier de Luna Pizarro (1780-1855), que “propuso sacrificar el bien individual en aras del verdadero bien nacional renunciando al desastroso principio del interés personal”.

Finalmente, el Arzobispo propuso a los cristianos unirse también “a los esfuerzos en curso de un proyecto nacional a largo plazo, para encontrar juntos metas para una sociedad que necesita un rumbo mucho mejor”.

Compartir: