Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

En el Día de la Familia Peruana, que se celebra el segundo domingo de setiembre, el Arzobispo Metropolitano de Piura, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., presidió la Santa Misa del XXIV Domingo del Tiempo Ordinario, en el que celebramos también la hermosa fiesta mariana del “Santísimo o Dulce Nombre de María”. Los fieles piuranos se dieron cita para participar de la Eucaristía, respetando el aforo permitido y observando todos los protocolos de bioseguridad.

Durante su homilía, Monseñor Eguren destacó que: “Ser discípulos de Cristo, nos exige compenetrarnos con la forma de pensar de Jesús, y así adquirir su mente, sus criterios, los cuales nos permiten ver la realidad con la luz de la Verdad. Para ello será necesario meditar con frecuencia su Palabra de vida eterna, y conocer las verdades de nuestra fe católica aprendiendo el Catecismo y el Magisterio de la Iglesia, el cual interpreta auténticamente la Palabra de Dios, sea ésta oral o escrita”. 

¡Que el Santísimo nombre de María, nos libre del terrorismo!

En otro momento, el Arzobispo resaltó que: “Hoy 12 de septiembre, celebramos también una fiesta mariana muy hermosa. Nada menos que la fiesta del “Santísimo o Dulce Nombre de María”; una fiesta que conmemora el santo nombre que le fue dado a la Madre de Dios por sus padres, los santos Joaquín y Ana”.   

“El nombre de “María”, significa muchas cosas bellas como, “excelsa”, “la elegida o amada de Dios”, “señora”, “luz sobre el mar”. Debemos invocar siempre el “Santo o Dulce Nombre de María”, para que nuestra Madre del Cielo, atraiga a su Hijo Jesús a nuestras vidas, y nos proteja y defienda de Satanás, y de todo peligro y mal”.   

“Asimismo, un día como hoy hace 29 años, en el marco de esta fiesta mariana, fue capturado el cabecilla de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, quien ha fallecido el día de ayer. Con él cayeron los principales miembros de su banda comunista, terrorista, genocida, y asesina, causante en los años 80 y 90, de las masacres de comunidades enteras de humildes pobladores de nuestros Andes y Selva, así como de personas en las ciudades, incluidos ancianos, mujeres gestantes y niños, quienes fueron cruelmente asesinados”.

“Su odio totalitario incluyó también a la Iglesia en el Perú, la cual sufrió la muerte de tres sacerdotes en 1991, quienes fueron beatificados el año 2015: Los franciscanos conventuales Miguel Tomaszek y Zbigniew Strzałkowskiy, y el misionero italiano Alessandro Dordi, así como de la religiosa de la Congregación de la Caridad del Buen Pastor, María Agustina Rivas López, conocida como «Aguchita», asesinada por Sendero Luminoso en 1990, cuyo decreto de beatificación por martirio ha sido firmado recientemente por el Papa Francisco”.  

El día de la captura de Guzmán, se cumplía también un año del inicio de la campaña, “La paz del Perú bien vale un rosario”.

“Esta campaña fue concebida y promovida por Monseñor Ricardo Durand Flórez S.J., un gran obispo peruano quien, a lo largo de toda su vida y ministerio, trabajó intensamente por los más pobres desde el Evangelio. Gracias a la poderosa intercesión de Santa María, cuyo dulce y santo nombre se invocaba incesantemente en aquellos tiempos de zozobra y temor, se inició el principio del fin de una era de terror, violencia, destrucción y muerte”.

“Veintinueve años después, vemos con indignación y suma preocupación que el terrorismo diabólico y demencial de Sendero Luminoso, se pasea impune por palacio de gobierno, y que personajes con un oscuro historial de corrupción y vinculación a movimientos terroristas ocupan cargos en el gobierno y en el congreso, y que además denigran la dignidad y el respeto debido a las mujeres. Por ello, debemos invocar el “Santísimo y Dulce Nombre de María”, sobre todo con el rezo diario del santo rosario, para que la gracia de Dios que emana intensamente de Nuestra Madre Santísima, disipe las tinieblas del peligro y del mal que representa Sendero Luminoso-Modavef-Conare, el cual, utilizando la democracia, en la cual no cree, amenaza con capturar el poder, e imponernos su ideología violentista y totalitaria para destruir la libertad y la independencia del Perú. Los peruanos, ni por un instante, debemos olvidar lo que esta ideología, intrínsecamente perversa encarna, así como el inmenso sufrimiento que ha causado en la historia reciente de nuestro país, y menos permitir que hoy en día pueda hacerse del poder total. Por eso: ¡Señor Presidente, limpie su gabinete!”  

Que Santa María, nos ayude a preservar en el Perú nuestra vida democrática, la amistad social, y la paz. Para ello, invocamos con confianza filial a la Madre de Dios y nuestra diciendo:   

Share: