Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

En este Tiempo de Adviento, en el que nos preparamos para celebrar la Navidad y en el que el Papa Francisco exhorta a salir al encuentro de los más olvidados de la sociedad, Cáritas del Perú acaba de anunciar una buena noticia: la creación de un albergue para nuestros hermanos venezolanos en situación de vulnerabilidad.

Esta semana, Mons. Carlos García Camader, Obispo de la Diócesis de Lurín, un distrito de la provincia de Lima, ha inaugurado recientemente un albergue en la Parroquia Santa María de Tablada de Lurín. La infraestructura cuenta con una capacidad para alojar a 56 personas en situación de vulnerabilidad, poniendo especial atención en las necesidades de mujeres y niños.

Se trata de un gesto inspirado en el marco del proyecto EA 29/2018 que busca atender las necesidades de la población que llega desde Venezuela. Migrantes que viven en las calles de Lima.

Por su parte, el padre Omar Sánchez Portillo, párroco de la Iglesia Santa María de Tablada, Secretario General de Caritas Lurín y responsable de la construcción del albergue, explica el contexto en el que nació esta iniciativa:

«Por todo el Perú, especialmente en la zona de Lima, tenemos muchos migrantes de Venezuela que han tratado de ubicarse en los conos urbanos de la capital peruana y que están buscando trabajo», afirmó a Vatican News, subrayando que un gran número de ellos «están en las calles sin un lugar fijo donde vivir y donde estar».

En este sentido, el sacerdote hace hincapié en que se trata de una «realidad dura» a la que la Iglesia se esfuerza por afrontar mediante gestos concretos. En este sentido, el Secretario General de Cáritas Lurín aseguró que la idea del albergue es recibir a las personas por un tiempo limitado y en ese proceso «darles casa, comida, seguridad, serenidad y ayudarlos a encontrar un trabajo digno que les permita luego independizarse para comenzar a vivir en el Perú como viven todos los peruanos».

Capacidad para 56 personas

En cuanto a la infraestructura, el proyecto consta de 14 habitaciones en las que entran un máximo de 4 personas, es decir, que pueden vivir un total de

56 personas. Además hay disponibles cuatro baños individuales, dos baños comunes, dos centros para lavar ropa y dos salones de uso múltiple destinados también a la atención de otros proyectos anexos al albergue para migrantes, que funcionan en colaboración con otras instituciones como la Conferencia Episcopal Peruana, ACNUR y la ONG Encuentros.

Este albergue pudo ver la luz gracias al apoyo de Caritas Internationalis, Cáritas Alemania, Cáritas Japón, Cáritas Corea y Catholic Relief Services – CRS; así como de otras organizaciones como Latter-day Saint Charities e Islamic Relief USA.

Este albergue pudo ver la luz gracias al apoyo de Caritas Internationalis, Cáritas Alemania, Cáritas Japón, Cáritas Corea y Catholic Relief Services – CRS; así como de otras organizaciones como Latter-day Saint Charities e Islamic Relief USA.

Compartir: