Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Por: CAAAP

Las Religiosas de la Compañía Misionera, que desde hace décadas están acompañando al pueblo shipibo-konibo de Ucayali, en el Perú, fueron parte del equipo organizador y capacitador en alianza con las lideresas de la Organización Regional Aidesep Ucayali (ORAU) y la Federación de Comunidades Nativas de Ucayali (FECONAU), para preparar el taller ‘”Mujeres indígenas: Destrezas para la Acción”. Este encuentro contó con más de 20 participantes y con “una pertinencia intercultural” al considerarse sesiones en lengua shipiba, así como apoyos para la traducción. Las participantes llegaron desde los ríos más alejados con la ilusión de recoger conocimientos y experiencias en bien de sus comunidades,

Tras la ceremonia de clausura, la directora del Programa Mujer de la Federación de Comunidades Nativas de Ucayali (FECONAU), Damarez Ramírez agradeció tanto hacia las participantes como a las instituciones organizadoras por el esfuerzo que muchas mujeres hacen por capacitarse.

 “Estos talleres son muy importantes para nosotras. Creo que las mujeres se están marchando mucho más empoderadas sabiendo, con más claridad, cuáles son nuestros derechos y qué está pasando en nuestras comunidades con la presencia de grandes empresas”, comentó Ramírez.  Junto a ella, la mesa de clausura la completaban Judith Nunta, dirigente de la Organización Regional Aidesep Ucayali (ORAU), Graciela Reátegui, lideresa de FECONAU, y la religiosa María Amparo Zaragoza, de la Compañía Misionera y en representación del Vicariato Apostólico de Pucallpa.

La alianza entre la Organización Regional Aidesep Ucayali (ORAU), la Federación de Comunidades Nativas de Ucayali (FECONAU), el Vicariato Apostólico de Pucallpa y el Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP), y la Red Eclesial Panamazónica REPAM- Perú, proporcionó excelentes frutos. “Creo que ha sido una experiencia muy bonita, son mujeres muy valiosas, auténticas líderes y tienen el derecho de aprender más”, valoraba la misionera María Amparo Zaragoza quien, además, es la responsable del equipo de Pastoral Indígena del Vicariato Apostólico de Pucallpa.

Las participantes valoraron especialmente que el taller fuera brindado con pertinencia intercultural, pues aproximadamente el 50% de los contenidos se dictaron en lengua shipiba, especialmente aquellos relacionados con los impactos de la Hidrovía Amazónica y el Lote 200, así como el relativo a la Ley de Consulta Previa. Además, durante las sesiones impartidas en castellano, se contó con el apoyo permanente de las dirigentes de ORAU y FECONAU para las labores de traducción. De esa forma, ante determinados conceptos o tecnicismos brindados por las ponentes, se pudieron aclarar todas las inquietudes o consultas de las mujeres participantes.

Capacitación multitemática

¿Saben reconocer las mujeres indígenas su propia realidad? ¿Cómo deben afrontar la defensa de sus derechos individuales y colectivos? ¿En qué consiste el proceso de Consulta Previa? ¿Son capaces de alzar la voz, de ser verdaderas voceras? ¿Tienen claro cómo identificar y actuar ante los diferentes tipos de violencia? ¿Conocen el daño que ciertas políticas y actividades extractivas hacen sobre la Amazonía? ¿Serían capaces de armar una estrategia reivindicativa?

Estas y otras preguntas se plantearon y fueron resueltas a lo largo de los tres días de capacitación gracias a especialistas como Susy Gaby Díaz Gonzales, abogada de ORAU; Linda Carol Vigo Escalante, abogada de FECONAU, COSHICOX y asesora legal de la Comisión de Derechos Humanos de Pucallpa; Andrea Bernal, asesora legal del CAAAP; Jackye Méndez, coordinadora del CAAAP en Pucallpa; así como las mencionadas Nunta, Reátegui y Zaragoza, entre otras.

Apoyo sostenido a la mujer indígena

Como una de las personas encargadas de la organización, la coordinadora del CAAAP en Pucallpa, Jackye Méndez, recogió las demandas de las participantes de cara a futuras colaboraciones en capacitación con las organizaciones indígenas de Ucayali. “Están pidiendo, por ejemplo, que las capacitemos en el manejo de ciertas herramientas como Word, Excell, envío de archivos, Whatsaap… y es que, aunque es fundamental incidir en la conservación cultural, también lo es tener acceso a las tecnologías que nos facilitan la vida”, comentaba, “estamos al servicio de los pueblos indígenas y vamos a seguir apoyando en diferentes iniciativas de formación”.

Asimismo, recordó que, si bien el empoderamiento femenino es vital, no hay que olvidar capacitar a los varones para que, ellos también, “nos acompañen y entiendan cuál es la postura de la mujer y como ella se siente” pues, recordó, “se reportan muchos casos de violencia y abusos de todo tipo”. Considerando que la educación es la mejor arma contra las injusticias, se continuarán brindando destrezas que permitan erradicarlas tanto como sea humanamente posible.

Share: