Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Han pasado casi dos semanas desde el fuerte sismo que afectó el norte del Perú, dejando un buen número de familias damnificadas y afectadas, principalmente en la provincia de Sullana. Desde el primer momento de la emergencia, la Iglesia de Piura, animada por su Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., se ha puesto rápidamente en camino y se ha volcado a ayudar a los más necesitados en estas circunstancias, principalmente a los más vulnerables como ancianos, niños, personas con habilidades especiales y a nuestros hermanos migrantes venezolanos.

Monseñor Eguren continúa exhortándonos a ser caritativos y misericordiosos, llevando ayuda a nuestros hermanos que más lo necesitan en estos momentos: “Animo a todos a mostrar una vez más que la solidaridad es una de las principales virtudes que tenemos los piuranos. Al dolor de la pandemia y de la pobreza, se suma ahora para muchos hermanos nuestros el dolor de haberlo perdido todo a causa del reciente sismo. Que la caridad de Cristo nos urja a ser su consuelo y esperanza, a que sepan por nuestra fraternidad, que no están solos, que Dios está cerca de ellos y que no deja de amarlos”.

Algunos ejemplos de estas acciones caritativas que se vienen multiplicando es la impulsada por el R.P. Víctor Hugo Cruz Jaramillo, Administrador Parroquial de la parroquia “Santa Ana” en La Huaca (Paita), una de las zonas más afectadas por el sismo. Él, apoyado por los jóvenes voluntarios de la Pastoral Juvenil, están llevando paquetes de alimentos con productos de primera necesidad para el sustento de una familia por una semana. Asimismo, y en coordinación con la Compañía “Caña Brava”, ha conseguido carpas para aquellas familias que han tenido que abandonar sus hogares a causa de los daños que han sufrido y trabajando de la mano con las autoridades locales ha conseguido algunas casas prefabricadas que serán entregadas por INDECI y habilitadas por los ingenieros municipales, para albergar de manera provisional a algunas familias cuyas viviendas se han derrumbado.

Otro ejemplo es el caso del R.P. Álvaro Otero Gonzáles, Vicario Episcopal de Sullana, quien continúa llevando ayuda a las familias afectadas de las zonas de Sojo, Tangarará e Ignacio Escudero en el Valle del Chira (Sullana) a través del surtimiento de las ollas comunes que las madres de familia de estas zonas han preparado con la finalidad de poder alimentar principalmente a sus menores hijos y adultos mayores. Él nos dice: “Gracias a las gestiones de nuestro Arzobispo, empresas privadas como ALICORP se vienen sumando a nuestra campaña solidaria, también Cáritas Piura y mi querida comunidad de la Parroquia Nuestra Señora del Tránsito, que a imitación de la Virgen María, siempre está pronta para salir y ponerse al servicio en la caridad a los hermanos. Dios les bendiga a todos y sigamos rezando por nuestros hermanos que sufren”.

También tenemos el caso del R.P. José Ruíz Martínez, Párroco de la Parroquia “Nuestra Señora de las Mercedes” en La Arena (Bajo Piura) quien movilizó a sus fieles y con la colaboración de los jóvenes de la pastoral juvenil ha logrado llevar ayuda para 200 familias de los Centros Poblados Nomara y Miraflores (Carretera Paita a Sullana). A las familias se les hizo entrega de un almuerzo caliente, paquetes de alimentos y prendas de vestir.

Finalmente, nuestra Cáritas Arquidiocesana también viene trabajando arduamente en la distribución de 154 cajas de alimentos no perecibles para igual número de familias afectadas. Esta ayuda ha sido destinada a la zona de Pueblo Nuevo de Colán (Paita) donde los afectados vienen siendo atendidos por el Párroco del lugar, el R.P. Luis Serra; a Ignacio Escudero (Sullana) donde el Párroco, el R.P. Juan Lequernaqué, está auxiliando a las familias afectadas, y al Centro Poblado de San Juan de la Virgen (Sullana), donde el R.P. Álvaro Otero continúa apoyando a los damnificados. Cabe destacar que estas cajas de alimentos han sido donadas por la Fundación Romero (Alicorp). Por su parte, el Ingeniero Carlos Zapata, secretario ejecutivo de Cáritas Piura, ha indicado que adicionalmente a esta entrega de alimentos, se ha enviado a la zona de La Huaca (Paita) quince carpas para albergar hasta 6 personas, y que vienen siendo usadas por las familias que se encuentran pernoctando en las calles por temor a las réplicas del sismo, que hasta el momento suman más de 24.

¡TODOS PODEMOS AYUDAR!

Alentamos a todos los que quieran ayudar a que contacten directamente a sus Párrocos para hacerles llegar su donativo. También pueden contactar con aquella Comunidad de Religiosos o Religiosas que esté más próxima, así como con Cáritas Piura y Tumbes al siguiente teléfono y/o correo electrónico: (073) 31-1203; cpiura.administracion@caritas.org.pe

Share: