Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Este último fin de semana, se llevó a cabo la Primera Asamblea Nacional de Movimientos Laicales del país que abordó el tema “Laicos, caminando juntos”. Un encuentro virtual organizado por la Comisión Episcopal para Jóvenes y Laicos de la Conferencia Episcopal Peruana, que convocó a más de 40 representantes de 22 movimientos laicales del Perú.

PUEDES LEER: Mensaje del CELAM en el Día Internacional de la Mujer: “Reconocer y promover el liderazgo de las mujeres en la Iglesia”

Durante estos dos días de jornada, las sesiones fueron moderadas por el secretario ejecutivo de la comisión episcopal, Álvaro Salazar Torres, y contó con la participación especial de la subsecretaria del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida del Vaticano, Linda Ghisoni. También estuvieron presentes el presidente de la comisión episcopal, Mons. Alfredo Vizcarra Mori, S.J., Obispo del Vicariato Apostólico de Jaén, y el vicepresidente, Monseñor Carlos Salcedo, Obispo Auxiliar de Huancayo.

En su exposición, Linda Ghisoni felicitó la iniciativa y comentó que los fieles laicos están llamados a afrontar en este tiempo de pandemia, acogiendo sus retos y oportunidades. 

“El Dicasterio, que tiene la tarea de acompañar la vida y el desarrollo de las asociaciones de fieles y de los movimientos laicales, les felicita por esta iniciativa, que quiere ofrecer un marco de referencia y encuentro para el laicado en el Perú y, al mismo tiempo, iniciar una conciencia compartida de la realidad que los fieles laicos están llamados a afrontar en este tiempo de pandemia, acogiendo sus retos y oportunidades”, enfatizó.

Al mismo tiempo, resaltó que “esta iniciativa les insta a avanzar hacia un encuentro que, inevitablemente, les llama a salir de ustedes mismos, de sus actividades ordinarias, o de la parálisis en la que corremos el riesgo de caer por las limitaciones que impone el distanciamiento social”.

Ghisoni recordó la urgencia de renovar lo que “el papa Francisco ha llamado la valentía evangélica que permitió el nacimiento de sus movimientos y nuevas comunidades”. 

“Es urgente escuchar el grito de los más frágiles, a los que es necesario que den testimonio de una iglesia que sea como una madre atenta, que se inclina con ternura amorosa y creativa hacia sus heridas, hacia sus necesidades, anunciando al Señor Jesucristo con la vida, en un discernimiento constante sobre el lenguaje y las modalidades que responden a los desafíos de hoy”, manifestó. 

En otro momento, Ghisoni aconsejó que “cultiven la formación constante, que, al fin y al cabo, constituye una de sus principales potencialidades, a realizar, a partir de la vida de fe, no como alternativa a las parroquias y a las diócesis, ni de forma competitiva entre ustedes, sino en comunión de intenciones entre ustedes y con los pastores de las iglesias particulares en las que están presentes”, 

Finalmente, animó a los más de 40 representantes de 22 movimientos Laicales del Perú a a caminar juntos, que es el sentido de la “sinodalidad (identidad de la iglesia como pueblo de Dios en camino, en peregrinación hacia el reino) a la que hoy estamos especialmente invitados”, para convertirse en el «valioso recurso» que está llamado a «enriquecer con sus carismas a toda la comunidad cristiana», a toda la sociedad.

Share: