Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

En el Día Internacional de la Familia, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) subrayó la importancia de dar “mayor apoyo a las familias vulnerables, a aquellos que han perdido sus ingresos, a los que habitan en viviendas inadecuadas, a los que tienen niños pequeños, personas mayores o personas con discapacidad a su cargo”.

PUEDES LEER: Comisión Episcopal para los Laicos y Juventud suspenden sus actividades de este año

En esta misma línea, el Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Mons. Miguel Cabrejos, Arzobispo de Trujillo y actual Presidente del Episcopado Peruano, envió un mensaje por el Día Internacional de la Familia. En él reconoció que el confinamiento que existe en muchos países ha puesto de manifiesto que las familias están llevando la peor parte de la crisis, y asegura a las mismas la cercanía de la Iglesia en este difícil momento de crisis social, económica y sanitaria a causa de la pandemia.

“En una situación donde el padre o la madre han perdido su empleo por la paralización económica, las familias se ven obligadas a reforzar el cuidado de sus hijos, de alimentarlos con lo poco que tienen, a velar por su salud, a ayudarlos en la educación a distancia o virtual, ya que no pueden asistir a la escuela, y de continuar con sus responsabilidades propias del hogar”, explicó el Presidente del CELAM y de la CEP.

Reforzar la Iglesia doméstica

Asimismo, Mons. Cabrejo pidió “que aprovechen la oportunidad que nos brinda el confinamiento obligatorio que se vive en muchos países, para que en la convivencia familiar se acreciente la comunicación, el respeto y el cariño, y que los padres escuchen, ayuden, oren y jueguen con sus hijos”. El Obispo nos anima, asegurando que juntos, de la mano de Dios, vamos a superar esta difícil situación.

Además, el Arzobispo de Trujillo indicó que a través de esta celebración anual se refleja la importancia que la comunidad internacional otorga a las familias: “Universalmente la familia sigue siendo considerada como unidad básica de la sociedad, y como tal tiene que ser el santuario natural y principal de humanización de la persona, cuna de la vida y del amor. Los esposos son la expresión primera de comunión de personas humanas. Sin familias fuertes en la comunión y estables en el compromiso, los pueblos se debilitan”. También añade que la Iglesia está convencida que la familia es un espacio de comunión tan necesaria en una sociedad cada vez más individualista”.

Por último, haciendo de su voz un eco de las palabras del Papa Francisco, Mons. Cabrejos recordó a las familias que “están llamadas a continuar creciendo y avanzando en todos los sitios, aun en medio de dificultades y limitaciones, tal como lo han hecho las generaciones pasadas”.

“Nuestras familias son tesoros vivos de memoria, con los hijos que a su vez se convierten en padres y luego en abuelos. De ellos recibimos la identidad, los valores y la fe. La Iglesia comparte sus gozos y tristezas y que ora por ustedes. Que la Sagrada Familia de Nazaret las mantenga siempre unidas en el amor”, concluyó.

Compartir: