Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

La actual crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19 golpea a las poblaciones de bajos recursos económicos que viven en la periferia y amenaza la supervivencia de los pueblos indígenas en la Amazonía peruana, un sector excluido y marginado históricamente.

Frente al avance del coronavirus, los ocho representantes eclesiásticos de la selva peruana emitieron un comunicado dirigido a las autoridades y a toda la ciudadanía. En el documento reconocen el esfuerzo que realiza el Gobierno hacia las poblaciones más vulnerables, pero constatan que aún “muchas personas pobres no han sido beneficiadas”, sobre todo los pueblos indígenas de nuestra Amazonía, la población “más indefensa ante esta pandemia”.

Los ocho Obispos que firmaron el comunicado son: Mons. Gerardo Zerdin, Obispo Vicario Apostólico de San Ramón; Mons. Juan Bautista Oliver, Obispo Vicario Apostólico de Requena; Mons. José Javier Travieso, Obispo Vicario Apostólico de San José del Amazonas; Mons. Alfredo G. Vizcarra, Obispo Vicario Apostólico de Jaén; Mons. David Martínez de Aguirre, Obispo Vicario Apostólico de Puerto Maldonado; Mons. Jesús María Aristín, Administrador Apostólico de Yurimaguas; Mons. Martín Quijano, Obispo Vicario Apostólico de Pucallpa; y Mons. Miguel Fuertes, Administrador Apostólico de Iquitos.

El Sínodo para la Región Panamazónica, convocada por el Papa Francisco, se realizó en el Vaticano en octubre del 2019.

Las desigualdades sociales dejan desprotegidos a los más débiles

En un total de ocho puntos, el comunicado afronta diversos temas críticos relacionados con la pandemia del coronavirus y hace énfasis en las desigualdades sociales que “dejan desprotegidos a los más débiles, haciéndolos más vulnerables ante el COVID-19”.

El comunicado menciona que los pueblos originarios tienen niveles de desnutrición más altos que el resto de la población nacional, además existe un creciente aumento de enfermos de diabetes e hipertensión. Al respecto, los Obispos de la Amazonía peruana señalan que en los últimos años y producto de la pobreza cada vez mayor en las zonas rurales, miles de ellos han migrado a la costa, pero “viven hacinados en las periferias de las ciudades y son víctimas de la exclusión por parte del Estado con una deficiente cobertura sanitaria, la cual se hace más evidente ante esta pandemia”.

También hacen un llamado de atención sobre la situación que viven muchos indígenas que migraron a las ciudades por motivos laborales y que ahora se encuentran desempleados y vulnerables. “Exhortamos a los gobiernos regionales de la Amazonía a que pongan especial énfasis en apoyarlos para el regreso a sus comunidades, asegurándose que cumplan rigurosamente los protocolos de seguridad dispuestos por el MINSA”, piden los Obispos.

Además, exhortan al Gobierno, en coordinación con las organizaciones indígenas y populares, a aplicar una “estrategia sanitaria de emergencia adecuada a la realidad indígena y rural de la Amazonía” e implementar una estrategia “que asegure alimentos y productos de higiene y limpieza para afrontar en mejores condiciones la pandemia y la cuarentena durante los siguientes meses”.

Vivamos este tiempo pascual

Por último, los Obispos animan al pueblo de Dios a fortalecer la Iglesia doméstica en cada hogar y vivir este tiempo pascual siendo más solidarios con los vulnerables y cumpliendo las disposiciones decretadas por nuestras autoridades para combatir el coronavirus. Para asistir a los contagiados, la Iglesia ha cedido al Gobierno sus espacios físicos, Cáritas diocesanas y parroquiales, además de ofrecer recursos humanos y económicos para aliviar esta crisis.

Compartir: