Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

El Papa Francisco inició el tiempo de Cuaresma con la misa del miércoles de Ceniza, celebrada en la basílica de San Pedro. Allí convocó a la comunidad a “bajar la cabeza” y “besar las llagas abiertas del Señor”, para transitar el camino hacia la salvación. 

PUEDES LEER: Mensaje del Papa para la Cuaresma 2021: “Fe, esperanza y caridad para nuestra conversión”

“Hoy bajamos la cabeza para recibir las cenizas. Cuando acabe la Cuaresma nos inclinaremos aún más para lavar los pies de los hermanos. La Cuaresma es un abajamiento humilde en nuestro interior y hacia los demás. Volvamos hoy al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo”, dijo el Pontífice durante la celebración con imposición de cenizas.

Tomando las palabras del profeta Joel, “Vuélvanse a mí de todo corazón”, manifestó que “en la vida tendremos siempre cosas que hacer y tendremos excusas para dar, pero hoy es tiempo de regresar a Dios”.

De este modo, el Santo Padre sugirió que “para caminar es necesario desenmascarar estas ilusiones” y para eso ayudan “los viajes de regreso que nos relata la Palabra de Dios”.

En primer lugar, el Papa recordó la parábola del hijo pródigo para señalar que “también para nosotros es tiempo de volver al Padre” ya que “es el perdón del Padre que vuelve a ponernos en pie: el perdón de Dios, la confesión, es el primer paso de nuestro viaje de regreso” por lo que recomendó a los confesores ser “como el Padre, no con el látigo, sino con el abrazo”.

Luego, el Santo Padre recordó al leproso sanado para indicar que “necesitamos volver a Jesús” ya que “todos tenemos enfermedades espirituales, solos no podemos curarlas; todos tenemos vicios arraigados, solos no podemos extirparlos; todos tenemos miedos que nos paralizan, solos no podemos vencerlos. Necesitamos imitar a aquel leproso, que volvió a Jesús y se postró a sus pies”. “Necesitamos la curación de Jesús, es necesario presentarle nuestras heridas y decirle: ‘Jesús, estoy aquí ante Ti, con mi pecado, con mis miserias. Tú eres el médico, Tú puedes liberarme. Sana mi corazón, sana mi lepra’”.

En tercer lugar, el Papa dijo que también “estamos llamados a volver al Espíritu Santo” por lo que animó “volvamos al Espíritu, Dador de vida, volvamos al Fuego que hace resurgir nuestras cenizas”.

Por último, el Santo Padre alentó a dejarse reconciliar con Dios porque “el camino no se basa en nuestras fuerzas” y añadió “el comienzo del regreso a Dios es reconocernos necesitados de Él, necesitados de misericordia, necesitados de su gracia. Este es el camino justo, el camino de la humildad”.

Después de la homilía, el Papa Francisco bendijo e impuso las cenizas a los Cardenales presentes y él las recibió por parte del arcipreste de la Basílica de San Pedro, el Cardenal Angelo Comastri.

Compartir: