Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Las Parroquias de Tumbes realizaron con éxito la campaña de solidaridad que bajo el nombre de “Al COVID, Medicina” logró recaudar los fondos necesarios para poder adquirir un importante lote de medicamentos para el tratamiento de los pacientes contagiados del nuevo coronavirus y que están internados en los hospitales de la región.

PUEDES LEER: #PorUnPerúSinHambre: comedores parroquiales de la Diócesis de Cajamarca atenderán a la población vulnerable

Esta es una de las diversas iniciativas impulsadas por el Arzobispo de Piura, Monseñor José Antonio Eguren S.C.V., quien ha venido animando y alentando a los sacerdotes y religiosas en la ejecución de diversas acciones solidarias.

Los medicamentos fueron adquiridos en el extranjero debido a la escasez que hay en el Perú y fuero entregados al Dr. Harold Burgos Herrera, Director Regional de Salud de Tumbes, para el tratamiento de pacientes con COVID-19 que se encuentran bajo ventilación mecánica e intubación traqueal. Se trata de antibióticos de amplio espectro utilizado para tratar diversas infecciones y otro medicamento deominado Propofol que es un agente anestésico intravenoso.

Gracias a esta importante donación, las Parroquias de Tumbes continúan contribuyendo a salvar cientos de enfermos que vienen recuperándose en esta Región.

Respecto a este importante donativo, el R.P. Jimmy Coveñas Pacheco, Vicario Episcopal de Tumbes, comentó: “Nosotros como Sacerdotes de la Vicaría de Tumbes vemos a diario la realidad que se vive en los hospitales y centros de salud de nuestra Región, donde muchas veces la falta de medicamentos es la diferencia entre la vida y la muerte. Por eso, tras recoger las recomendaciones de diferentes profesionales de la salud y animados por nuestro Arzobispo, decidimos impulsar esta campaña para dotar de medicinas a nuestros hermanos contagiados de Coronavirus y ayudarles a nuestros médicos a salvar vidas”.

Además de la ayuda brindada por las Parroquias de Tumbes, se suma también la incansable labor de sacerdotes, comunidades de vida consagrada, movimientos eclesiales y grupos de laicos que siguen donando y colaborado a quienes más lo necesitan, a través de la entrega de alimentos, medicinas y oxígeno.  

Compartir: