Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

En el contexto de la Covid-19, el Policlínico Materno Infantil “Virgen de las Cruces” logró atender gratuitamente, en los tres últimos meses, a 4300 niños de 5 años de edad y mujeres en edad fértil del Centro Poblado Menor Alto Trujillo, en las áreas de Vacunación, Control de Anemia, Consejería Nutricional y Obstetricia.

PUEDES LEER: Respira Perú realizará segunda telemaratón para seguir llevando oxígeno a enfermos de coronavirus este 20 de febrero

Estas atenciones se brindaron como fruto de una alianza estratégica entre la Arquidiócesis de Trujillo y la Municipalidad Distrital de El Porvenir, para hacerle frente a la pandemia, a través de amplios espacios donde se eviten las aglomeraciones y respeten los protocolos de bioseguridad que exigen las normas sanitarias, emitidas por el Ministerio de Salud.

Hasta dichas instalaciones se hicieron presentes el secretario general de Cáritas Trujillo, sacerdote Hipólito Purizaca y el alcalde de El Porvenir, Víctor Rebaza, para dar fe del trabajo que vienen realizando el personal de la Micro Red de Salud El Porvenir con los infantes y madres gestantes de esta zona poblada por 75 mil habitantes, 20 mil de ellos, menores de edad.

“Gracias al Arzobispado por estas instalaciones, lo que nos permite atender diariamente a 60 niños, de lunes a sábado de 8:00 a 12:00 del mediodía. Estamos con tres consultorios de vacunas y uno de Obstetricia encargado de la atención médica a la mujer”, explicó la Lic. Roxana Riveros Venegas, encargada de este establecimiento médico, conformado por más de 20 profesionales de la salud.

Por su parte, la autoridad edil saludó la iniciativa de la Arquidiócesis, porque con ella se “firma el acta de intención” de este local. “Es muy importante, puesto que con la coordinación del área de salud, se están llevando a cabo acciones para atender a nuestros niños, en cuanto a las vacunas se refiere. Muy agradecido a nombre de la población de Alto Trujillo”, reconoció el burgomaestre.

Finalmente, el sacerdote Hipólito Purizaca, mencionó que el convenio sirve para enfrentar la pandemia. “Sin lugar a duda es un servicio decidido que presta la Iglesia junto a sus aliados, para que la sociedad pueda estar más tranquila”, dijo el clérigo, acompañado por un grupo de voluntarios de Cáritas.

La visita se dio en medio de la atención a madres con sus menores en brazos, quienes junto al personal médico, recibieron el saludo, la motivación y, finalmente, la bendición del religioso.

Compartir: