Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Como parte del Plan de Asesoría Pastoral 2021 de Cáritas del Perú, este lunes 25 de enero se dio inicio a la primera reunión virtual mensual que estuvo encabezado por el presidente de este organismo, Mons. Fortunato Pablo Urcey, Obispo de Chota, quien habló sobre el tema “el servicio de la caridad”.

PUEDES LEER: Ayudemos al Padre Omar Sánchez a instalar una nueva planta de oxígeno en la Diócesis de Lurín

La jornada de reflexión inició con una oración del Padre Luiz Do Arte y contó con la participación de los colaboradores de la Oficina Central de Cáritas del Perú. A su turno, Mons. Fortunato Pablo Urcey explicó el Motu proprio sobre el Servicio de la Caridad, escrito por el Papa Emérito Benedicto XVI, indicando: «La naturaleza íntima de la Iglesia se expresa en una triple tarea: anuncio de la Palabra de Dios (kerygma-martyria), celebración de los Sacramentos (leiturgia) y servicio de la caridad (diakonia). Son tareas que se implican mutuamente y no pueden separarse una de otra» (Carta enc. Deus caritas est, 25).

«El servicio de la caridad es también una dimensión constitutiva de la misión de la Iglesia y expresión irrenunciable de su propia esencia (cf. ibíd.); todos los fieles tienen el derecho y el deber de implicarse personalmente para vivir el mandamiento nuevo que Cristo nos dejó (cf. Jn 15,12), brindando al hombre contemporáneo no sólo sustento material, sino también sosiego y cuidado del alma (cf. Carta enc. Deus caritas est, 28)».

Asimismo, indicó que todos los trabajadores de Cáritas del Perú y de las Cáritas Diocesanas para ejercer bien la caridad, deben estar en sintonía con Dios, siguiendo las enseñanzas de San Pablo en 1Cor. 13 “Si me falta la caridad nada soy …”

Finalmente, Mons. Urcey saludó a todos los colaboradores de Cáritas e indicó en palabras del Papa Francisco que nuestra caridad debe estar edificada en la roca que es Cristo, no podemos construir castillos de arena porque se desmoronan, y añadió tenemos que estar en sintonía con Dios para servir y vivir la caridad.

Compartir: