Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Este 12 de mayo, en el Día Internacional de la Enfermería, Mons. Miguel Cabrejos, Arzobispo de Trujillo, Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana y del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), agradeció a los enfermeros y enfermeras que cuidan de los pacientes y se hacen cargo de sus heridas durante este tiempo de crisis por el COVID-19. Compartimos el mensaje completo:

Hoy 12 de mayo se celebra el día internacional de la enfermería, fecha en que recordamos el natalicio de Florence Nightingale, enfermera que, en la guerra de Crimea, acudió a tantos soldados heridos y después pidió que en los hospitales se dieran grandes reformas higiénicas.

En este día quiero dirigirme a cada uno de los enfermeros y enfermeras del mundo entero y especialmente a los de América Latina y El Caribe, que muchas veces están trabajando sin los instrumentos necesarios, poniendo en riesgos sus vidas y las de sus familias, sobretodo en este momento de la pandemia que atravesamos.

A ustedes les toca velar por lo más sagrado, el don de la vida, cuidar de ella no sólo para que la persona recupere su salud, sino también trabajando en la prevención; siguiendo el ejemplo de Jesús que curó a muchos enfermos y dijo: “lo que hicieron con uno de estos mis hermanos, conmigo lo hicieron” (Mt 25, 40).

Ustedes son hombres y mujeres que también tienen fragilidades y sufren enfermedades, pero, cuando reciben el alivio y el consuelo de Cristo, están llamados a convertirse en descanso y consuelo para los hermanos, con actitud mansa y humilde, a imitación del Maestro. (Cf Ángelus 06-07-2014, Francisco)

Como ha dicho el Papa Francisco en su mensaje por la Jornada mundial del enfermo este año, “su profesionalidad, animada por la caridad cristiana, será el mejor servicio al verdadero derecho humano, el derecho a la vida. Aunque a veces no puedan curar al enfermo, sí que pueden siempre cuidar de él con gestos y procedimientos que le den alivio y consuelo”.

Mi sincero agradecimiento a los enfermeros y enfermeras por la noble labor que desempeñan y, que en este día y siempre el Señor los bendiga y María, salud de los enfermos los proteja.

Compartir: