Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos
  • Comentario de la Semana [10 de agosto– 14 de agosto]

En estas horas de incertidumbre urge caminar en la seguridad de Dios. La tormenta que pasamos nos ha revelado, entre otras cosas, que tenemos “poca fe”. Por eso, como el hombre del evangelio podemos rogarle: “Señor yo creo, pero aumenta mi fe”: Con la fuerza y confianza que tenía la mujer cananea; con la humildad y la constancia que lograron arrancarle un milagro a Jesús.

La actitud silenciosa de Jesús, ante los gritos de aquella mujer, parecían demostrar indiferencia o insensibilidad, pero no es así. El Señor estaba sondeando su corazón para conocer la profundidad de su amor y la fuerza de su fe.

La mujer no se rindió. Y, cuando le dice el Señor que los hijos están antes que los perritos, ella le responde: “Tienes razón Señor, pero también los perros comen las migajas que caen de la mesa de los amos”. La humildad, la perseverancia y la confianza lograron el milagro, y Jesús le dice: “Mujer que grande es tu fe, que se cumpla lo que deseas”.

Estamos todos en la misma barca, nos ha recordado el Papa Francisco, y solo luchando juntos podremos vencer la adversidad de esta pandemia. Madre Teresa de Calcuta, enseñaba: “Yo puedo hacer cosas que tú no puedes, tú puedes hacer cosas que yo no puedo; juntos podemos hacer grandes cosas”.

Es tiempo de fe y de solidaridad; es tiempo de cuidado personal y de confianza en Dios; es tiempo de corresponsabilidad y de abandono en el Padre Celestial. Es tiempo de fe.

P. Guillermo Inca Pereda
Secretario adjunto de la Conferencia Episcopal Peruana


Compartir: