Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

Recorre las calles del distrito de Moro, en Chimbote, para desinfectarlas, fumigarlas y así evitar la propagación del coronavirus COVID-19

En la Diócesis de Chimbote, en Áncash, una religiosa se ha sumado a la lucha contra la pandemia del coronavirus. Se trata de la hermana Rebecca Frick de Balzers, madre superiora de las Hermanas de la Misericordia de San Vicente de Paúl, quien ha decidido dejar la comodidad de su oficina para conducir un tractor con el que desinfecta y fumiga las calles del distrito de Moro, donde viene realizando una intensa labor pastoral, educativa y social por más de 30 años.

Para realizar este trabajo, la hermana Rebecca y el personal de la Municipalidad de Moro utilizaron un potente desinfectante llamado hipoclorito de sodio (lavandina). Por su parte, la madre Rebecca adquirió una fumigadora de 1200 litros de capacidad para reducir la mano de obra. Ante de iniciar su labor diaria, la religiosa y su personal se encuentra con el Padre Raúl Medina Clavijo para orar. Además de desinfectar y fumigar las calles, el grupo se encarga de la pulverización, así logran erradicar las presencias de bacterias en las calles.

De esta manera, la religiosa recorre las calles de Macash, Manco Capác, Independencia, el Perímetro de la Plaza de Armas y otras calles. Hasta el momento, en el distrito de Moro no se ha presentado ningún caso positivo del coronavirus.

¡Gracias, madre Rebecca!

Desde la Municipalidad Distrital de Moro se ha agradecido el gesto de la hermana Rebbeca Frick y lo que ello significa para la prevención de esta enfermedad:

“La Municipalidad Distrital de Moro, representada por el alcalde Ivo Rincón Ruiz, agradece a la hermana Rebecca Frick por unirse a los trabajos de prevención contra el covid-19. Para los trabajos de fumigación y desinfección, la madre Rebecca adquirió una fumigadora de 1,200 litros de capacidad, la cual optimiza el uso del desinfectante que se usa y reduce la mano de obra. Una vez más la hermana nos demuestra del inmenso cariño que nos tiene y a nuestro distrito que se ha convertido en su hogar.
¡ Gracias, madre Rebecca !”

Municipalidad de Moro

En los últimos días, la buena acción de la religiosa ha sido aplaudida y agradecida por miles de cibernautas a través de la redes sociales. Pero no es la primera vez que la hermana Rebecca realiza este tipo de trabajo y menos a bordo de un vehículo. En una entrevista que concedió al diario Wirtschaft Regional, la madre superiora sostuvo que una de sus mayores debilidad son los autor. «Ella siempre conduce su enorme camioneta con tracción en las cuatro ruedas, y cuando tiene que ir a Lima, le gusta empujar el acelerador. Cuando conduce a través de los ríos, por el valle del río Loco hasta los asentamientos indígenas que visitó a caballo hace muchos años, se ve obligada a cerrar lentamente debido a la grava. En Moro es normal ver conducir a una monja en una camioneta. Con la ventana del conductor siempre abierta, la gente saluda en su dirección: ¡Buen día, madre!», se lee.

En otro momento, la hermana enfatiza ser una «una persona física, no una oficinista». Por ello, uno de sus objetivos es mejorar la vida de las personas del distrito de Moro, donde viene realizando una intensa labor pastoral, educativa y social en el distrito de Moro por más de 30 años

El coronavirus en Perú

A 37 días de la declaración del estado de emergencia, en las últimas horas el presidente Martín Vizcarra anunció su ampliación, así como la del aislamiento obligatorio hasta el 26 de abril. En cuanto a los últimos datos reportados por el Ministerio de Salud hasta este 21 de abril, los casos de COVID-19 habían aumentado a más de 17.000 y el número el número de fallecidos ascendía a 484.

La hermana Rebeca realizando la entrega de un kit de alimentos a los damnificados por las lluvias en Moro, en Chimbote, en 2017. 


Compartir: