Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos

En medio de un ambiente de reflexión, y por iniciativa del Arzobispo de Piura, Mons. José Antonio Eguren, los sacerdotes de Piura y Tumbes participan desde este martes en el Curso de Formación Permanente “La Sinodalidad en la Vida y Misión de la Iglesia. Durante este encuentro arquidiocesano, que se extenderá hasta el jueves 11 de noviembre, los sacerdotes recibirán una formación en sintonía con el próximo Sínodo de los Obispos, convocado por el Papa Francisco para el 2023 y que profundizará el tema: “Por una Iglesia Sinodal: comunión, participación y misión”.

El expositor a cargo del Curso de Formación Permanente será el Doctor en Teología, Gustavo Sánchez Rojas, actual profesor principal de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. La participación del Doctor Sánchez reviste especial importancia, como miembro de la Comisión Teológica Internacional en el último período (2014-2021) integró el grupo de trabajo que profundizó en el apasionante tema de la “Sinodalidad”, elaborando un importante documento vaticano al respecto, el cual fue publicado después de recibir el parecer favorable del Papa Francisco, el 2 de marzo de 2018.

La Comisión Teológica Internacional, es un organismo Vaticano perteneciente a la Congregación para la Doctrina de la Fe, que estudia las cuestiones doctrinales de especial importancia en la vida de la Iglesia. Está conformado por los más importantes teólogos a nivel mundial.

La “Sinodalidad” expresa la identidad de la Iglesia como Pueblo de Dios en camino, en peregrinación hacia el Reino; subraya la dignidad común de todos los cristianos y afirma su corresponsabilidad en la misión evangelizadora. Tener a la “Sinodalidad” como tema de la formación permanente de este año, expresa también nuestra profunda comunión como Iglesia Arquidiocesana con la persona del Papa Francisco, quien en más de una oportunidad ha expresado su deseo de que la Iglesia participe en la búsqueda de métodos en pos de la “Sinodalidad”, es decir, para conseguir de manera real y efectiva que todos los bautizados, el Papa, los obispos, sacerdotes, consagrados y laicos, caminemos juntos en comunión y fraternidad.

Share: