Dirección

Jr. Estados Unidos 838. Jesús María.
Lima, Perú.

Contáctanos
  • Comentario de la Semana [11 de mayo – 15 de mayo]

En todos los pueblos, que estamos sacudidos por la tormenta de esta pandemia, la semilla de la esperanza no ha muerto. Aunque nos acecha el virus y nos amenaza el hambre. Aunque en la vida de muchos se infiltra la ansiedad, los estremece el miedo, los golpea la ira, los quema la soledad; aunque todos pasamos la incertidumbre, sin saber cuándo volveremos a la normalidad, la esperanza sigue viva.
 
Cada día, con nuestra oración acompañamos a muchos hogares que han sido golpeados por la enfermedad y con dolor rezamos por los peruanos que han partido a la eternidad. ¿Cómo no reconocer y agradecer a los valientes y abnegados que han dado su vida en esta lucha: Médicos, Enfermeras, Militares y Policías? Son los héroes que al final de esta batalla, la Patria ha de honrar y ha de premiar por su valiente inmolación.
 
Es un tiempo de oscuridad y de penumbra. Tiempos que han desnudado las fallas del sistema y de nuestros centenarios problemas. Sin embargo, son tiempos propicios para la resiliencia, para la fe y para la esperanza. Son tiempos que han vuelto a tejer las cuerdas de la solidaridad, del emprendimiento y la caridad. 
 
Dice el Señor, por boca del profeta Isaías: “No temas porque yo estoy contigo; no te angusties porque yo soy tu Dios” (Is 41,10). Que Cristo Resucitado, vencedor de la muerte, del miedo, del hambre y del mal, nos ilumine con la fuerza de su amor, y avive en nosotros la llama de la esperanza

R. P. Guillermo Inca Pereda,
Secretario Adjunto de la Conferencia Episcopal Peruana

Compartir: